La fiebre

Anoche tuve una fiebre muy intensa.

Estaba cubierto sólo con una sábana e intentaba dormir pero otros me detenían. ¿Quiénes? Los que también intentaban dormir.

En mi delirio, imaginaba que había muchas personas con quiénes tenía que compartir la sábana. Todos teníamos fiebre y frío. Intentaba encontrar el lado más largo de la sábana para poder cubrirme todo el cuerpo y no podía. Así que me acordé del siguiente meme:

Bien avanzada la noche, después de haber peleado con esos demonios, sentí que debía hacer algo. Primero fui al baño, sentía muchas ganas, pero a la vez no las sentía. Estaba demasiado débil como para sentir algo. Luego me deshice de los demonios indicando que sólo yo tengo fiebre y que vayan a molestar a otro. Eso me ayudó a volver a dormir.

Qué cómodo es poder llegar a dormir después de haber superado una dificultad, pero qué horrible es encontrarte con sueños angustiantes de los que no puedes escapar. Era una pesadilla básica pero molesta: me encontraba en la universidad llevando un curso completamente inútil y con un profesor desagradable.

Menos mal recordé que ya pasé todos mis cursos y me salí de ahí. Me hubiera gustado seguir durmiendo, pero ya no podía, el malestar había regresado y se quedaría conmigo todo el día.

Leave a comment

Su dirección de correo no se hará público.